Exposición Actual: Colectiva de artistas afines a la galería                Próxima exposición: Eroti-K, inauguración el 30 de diciembre

ANNIVERSARY DIONIS 27 BENNASSAR MADRID 1988 - 2015. Virtual tour in Google at: http://goo.gl/maps/EoMJj
Languages
Español English

Jorge Morgan

                 ‘El fluir de las palabras’ de J. Morgan

«El hechizo de un río, esa presencia fluida y errante que cautiva la mirada; la mujer, siempre el cuerpo engendrador, suave y poderoso; la naturaleza, volcada en mil formas de color y los fonemas; la esencia de la palabra». Estos son los elementos que J. Morgan conjuga en la nueva colección ‘El fluir de las palabras’.

La Galería Dionís Bennassar acoge desde el próximo 5 de junio de 2014 la presentación en sociedad de este último desafío artístico de J. Morgan. El pintor y escultor madrileño no sólo recrea con una visión sorprendente elementos veteranos en sus anteriores obras, sino que rompe con la contención bidimensional de la pintura, concebida habitualmente en dos planos, y se lanza a una superposición de estructuras pictóricas sobre las que traza la escena y en las que al tiempo levitan los fonemas, la esencia gráfica de la voz. Y “toda esta locura” se cubre con la piel traslúcida y poliédrica de una urna, de una vitrina de metacrilato.

La propuesta resulta excepcional en su fondo y forma, y es, ante todo, una revolución personal y casi intransferible de Morgan, “pintor y pirata” –como él mismo se autodefine-. “Son colores, brillos, trazos de las riberas, letras que evocan su nombre, vegetación que se sugiere y se esconde, rocas serpenteadas por el agua. No es una imagen física, real del río, sino el halo que deja su fluir en mi espíritu, en planos superpuestos”, afirma sobre la misma el autor.

Miradas por descubrir

‘El fluir de las palabras’ no es un salto al vacío, sino la progresión más decidida hacia la concepción tridimensional que Morgan ya comenzó a ensayar en su anterior propuesta expositiva, con sus ‘Mujeres a la hora del té y el jardín de los cactus’, serie expuesta recientemente en el Palacio Ducal de Medinaceli. De nuevo, el artista juega con las perspectivas, la profundidad de la mirada al abordar las obras y las tonalidades alegres del trazo colorista que enmarcan su nueva producción. 

Cada pieza encierra y es al tiempo cautiva de un universo dinámico espoleado por el color, en el que los planos se deslizan, juegan, huyen; las formas cristalinas emergen y se ocultan, bailan entre velos polícromos; la palabra late traslucida, virgen e impronunciable; y la esencia y excusa última de esta colección, los ríos son contemplados con la mirada honda, fluida y vibrante del alma.

El amor, el sentido de la vida, el cruce de palabras, el destino y la alegría de las emociones vividas a flor de piel componen un elenco de miradas por descubrir. Así, la simbología de las urnas prevalece como punto de inflexión entre la obra del artista y la visión más íntima de quien la contempla.

“Como en toda creación que aspire a ser arte, la pintura, mi pintura es una palabra lanzada a la mirada del espectador a la espera de una respuesta, su emoción. Creamos para volcar la sensibilidad que nos posee, y una vez creada, satisfecha y alumbrada nuestra pasión, la obra sólo aspira a hallar, a descubrir una mirada nueva, la del espectador”, revela el autor, impaciente por hallar esas nuevas miradas.